Con la tecnología de Blogger.

lunes

La importancia de una buena formulación de los objetivos de aprendizaje.


        Que los objetivos de aprendizaje son importantes para el desarrollo de las distintas acciones formativas no es novedad; constituyen la conducta final que el alumnado participante de la acción deberá alcanzar a lo largo y/o  al final de la acción formativa

Formular los objetivos pedagógicos claramente es clave en tanto y en cuanto su definición, ayudará tanto al alumnado como al profesorado en la "visualización previa del recorrido formativo" El alumnado necesita tener claro que se espera de él durante la acción formativa, los/las docentes necesitamos definir nuestro punto de partida y de llegada. 

Proponer objetivos de aprendizaje de manera clara y concisa debería responder a criterios de: 
  • Ordenación lógica.
  • Desarrollo progresivo y adecuado.
  • Expresión de metas concretas y significativas para el alumnado destinatario de la acción formativa.
  • Coherencia interna y distribución equilibrada.
  • Posibilitar la posterior definición de los siguientes elementos de la programación didáctica.
Es importante que a la hora de definirlos tengamos en cuenta: 
  1. Centrarnos en lo que el alumnado logrará, y no, en lo que nosotros/as como docentes que hacemos para que lo logre. Así, una frase que puede ayudarnos a formularlos será: "Que al finalizar esta acción formativa/ módulo/ clase,  el alumnado sea capaz de....."
  2. Que deberían hacer referencia  al resultado esperado y no al proceso, actividades o tareas para lograrlo. Intentaremos evitar términos tan ambiguos como "conocer", "comprender" " "desarrollar", "aprender" Serán acciones más"visibles" y concretas "definir", "analizar" "distinguir", "clasificar" " "demostrar", etc. En cualquier caso también sería bueno proponer una acción por objetivo formulado, evitando así diversificar mucho las conductas esperadas.
  3. Que deberían plantear un CAMBIO, un reto para el alumnado...Ese cambio será evaluable, medible, visible. 
  4. Que deberían ser redactados mediante un verbo en infinitivo (la mayoría terminarán en "ar", "er", "ir" ); aportando criterios y condiciones de realización que nos permitan dar por válido o "cumplido satisfactoriamente" ( o no)  el objetivo formulado.

 Uno de los grandes aportes lo hizo en su día el pedagogo y psicólogo estadounidense Benjamín Blomm.  quien entre otros muchos aportes, hizo contribuciones significativas a la taxonomía de los objetivos en educación. 

Blomm definía tres ámbitos en los que deben ubicarse los objetivos de enseñanza-aprendizaje:
  • Ámbito cognitivo.
  • Ámbito psicomotor.
  • Ámbito afectivo.
En la Wikipedia podemos leer "La taxonomía de Bloom no es un mero esquema de clasificación, sino un intento de ordenar jerárquicamente los procesos cognitivos. Bloom orientó un gran número de sus investigaciones al estudio de los objetivos educativos, para proponer la idea de que cualquier tarea favorece en mayor o menor medida uno de los tres dominios psicológicos principales: cognoscitivo,afectivo, o psicomotor. El dominio cognoscitivo se ocupa de nuestra capacidad de procesar y de utilizar la información de una manera significativa. El dominio afectivo se refiere a las actitudes y a las sensaciones que resultan el proceso de aprendizaje. El dominio psicomotor implica habilidades motoras o físicas"

Son muchos los autores que han seguido trabajando en la línea que propuso Bloom, inclusive, se han hecho ya, adaptaciones de su propuesta a la era digital. 

A continuación propongo unas infografías que ilustran parte de este "esquema de clasificación" realizado por Blomm. Veréis que cito  fuente mediante hipervínculo, además de la posibilidad de ampliar imagen en Pinterest. 

Así, en la página de Edudemic  encontramos esta atractiva imagen con los 6 niveles de complejidad creciente que plantea este pedagogo nacido en 1913.

En Pinteret créditos y acceso directo a fuente
Otras infografías nos llegan desde el modelo pedagógico The Flipped Classroom

Fuente: Flipped

Flipped en Pinterest

Tal vez,  a más de uno/a de nosotros/as a la hora de formular los objetivos de aprendizaje, nos asalten las dudas sobre qué verbos de acción podemos utilizar... Pues bien, en la siguiente imagen también de Flipped Classroom , encontramos acciones que nos pueden permitir  redactar con mayor fluidez los distintos tipos de objetivos. 

Otro esquema bastante visual ...

Fuente de origen

Por último y no por ello menos importante, encontramos que EduteKa propone una adaptación de la  Taxonomia de Bloom para la era Digital, además de ofrecernos un listado bastante amplio de verbos  para la formulación de objetivos de aprendizaje.

Fuente Eduteka


Para seguir ampliando sobre este interesante tema el  documento de  Andrew Churches para eduteKa nos da la opción de descargar un PDF sobre la temática. 

Como es habitual, y para  finalizar este post,  un par de interrogantes para el debate:


CAMBIOS METODOLÓGICOS 2.0

       Está claro que la revolución digital de estos tiempos ha venido a revolucionar nuestra vida, nuestro día a día, nuestras relaciones personales y profesionales, donde teléfonos móviles, tabletas, y distintos dispositivos amplían nuestro “espectro de artefactos” para acceder a la información.
 El gran avance que supuso la radio y la televisión en su día para nuestros padres y abuelos queda atrás, queda en la historia, queda en el siglo pasado… Hoy, cuando pensamos en Internet en la educación, seguramente la mayoría de nosotros/as, piensa en la revolución que esta a provocado en el modo de relacionarnos con la información. Nuestro rol docente ha cambiado, los intereses del alumnado y el acceso que tiene a la información también lo ha hecho.

Nuestro rol transmisor tradicional debería haber ido cambiando con estas variaciones en el acceso a la información. Lamentablemente los cambios metodológicos no en todos los casos han ido paralelos a la variación en el rol deseable para un docente del siglo XXI, un rol que entiende al docente  como facilitador, orientador, tutor

 Hace un tiempo atrás leía en un artículo que decía que tenemos muchos centros formativos construidos en el siglo XIX, metodologías de trabajo docente del siglo XX y alumnado del siglo XXI. Una frase no muy alentadora, pero sí muy reflexiva para pensar en la necesidad de un cambio metodológico que resalte el VALOR, que tiene la formación  y nuestra labor como docentes.

¿Cuál es nuestro cometido? Tal vez sea ir más allá de la transmisión de los contenidos a los que estábamos acostumbrados; tal vez, nuestra labor orientadora, de guía, de tutorización, con el apoyo de las TICS y con las metodologías pedagógicas emergentes puede ayudarnos a personalizar, a trabajar el aprender a aprender, a trabajar la toma de decisiones, a desarrollar el juicio crítico, a trabajar y propiciar espacios para un aprendizaje colaborativo, acciones, que no se aprenden en un libro teórico escrito, se aprenden haciendo y re-haciendo diría yo… Al respecto he encontrado este vídeo de Punset y Gardner durante un coloquio en Avilés donde  conversaron sobre las inteligencias múltiples, las nuevas tecnologías y el surgimiento de una manera nueva y personalizada forma de educar… Un vídeo que habla de niños pero que también puede ser aplicable a la formación para el empleo… Porque ¿acaso no se nos pide polivalencia, creatividad, flexibilidad, capacidad para trabajar en equipo?



 Tal vez puede ser un buen momento para ayudar  a nuestro alumnado a gestionar su propio talento, las potencialidades que tiene y que no ha tenido posibilidades de descubrir y desarrollar.

Seguramente un buen inicio para hacer visibles pequeños cambios en la formación comience por nuestra propia ACTITUD, de querer, de seguir, de comprometernos con la enseñanza teniendo en cuenta intereses y motivaciones de nuestro alumnado.  

"Si creemos en la educación, sí la consideramos una inversión, si nuestra actitud hacia la enseñanza y el aprendizaje es positiva , busquemos nuevas preguntas que incentiven la investigación autónoma y colaborativa de nuestros educandos y de nosotros/as mismos/as creando comunidades de aprendizaje." 

Respuestas ya tenemos, tal vez es cuestión de cambiar la óptica y pensar en nuevas preguntas que promuevan debate y permitan la aplicación de ideas renovadas…


Finalizar con algunas preguntas para la reflexión:



Elementos de la programación didáctica.

  En el post anterior hemos valorado la importancia de la programación didáctica... En éste intentaremos señalar los elementos a tener en cuenta a través de este cómic elaborado con Pixton


Como ya reflexionábamos la semana pasada la programación es fundamental como “hoja de ruta” como guía en el proceso de enseñanza aprendizaje. También tener un "plan B", lo que técnicamente se denomina "plan de contingencia", nos puede ayudar a esa flexibilidad y dinamismo que enfatizábamos.  
De cualquier manera, la programación en la formación profesional para el empleo deberá incluir:
OBJETIVOS: serán el elemento central de nuestro trabajo ya que nos servirán de guía y orientación a lo largo de la acción permitiéndonos plantear los contenidos necesarios para conseguirlos. Son las metas a las que tendrá que llegar el alumnado. Siguiendo la taxonomía de Bloom, podrán formularse, objetivos cognitivos, psicomotores y/o afectivos, según sea nuestro “área” de interés. Si queremos formularlos teniendo en cuenta la precisión de la conducta, podremos plantear objetivos generales, específicos, u operativos
CONTENIDOS: Serán los “temas” teóricos,prácticos o profesionales: habilidades, conocimientos y actitudes respectivamente. Contenidos conceptuales, que hagan referencia a datos y hechos, contenidos procedimentales que nos permitan trabajar habilidades, procedimientos, destrezas…Por último, será con  los contenidos actitudinales que podremos abordar las normas, los valores, el trabajo en equipo, las actitudes y decisiones profesionales, tan necesarias en cualquier acción formativa enmarcada en la formación para el empleo.
ACTIVIDADES: Serán adecuadas al grupo de alumnos/as y organizadas de forma que el alumnado vaya aplicando poco a poco, de lo más fácil a lo más difícil, los aprendizajes adquiridos. Pueden clasificarse de muchas formas, pero Antúnez (1992) las clasifica en introductorias o de motivación,de conocimientos previos, de desarrollo, de consolidación, de refuerzo, de recuperación, de ampliación.  
n
METODOLOGÍA:  Camino que elegiremos como formadores/as para transmitir el mensaje. Será necesario también prever las técnicas didácticas que utilizaremos.
RECURSOS: Serán los materiales, los soportes o "ayuda" que utilizaremos para facilitar  la comprensión del mensaje por parte del alumnado.
TIEMPO: condicionará la profundidad  y la extensión en el tratamiento de los contenidos propuestos.
EVALUACIÓN: para comprobar en que medida se han alcanzado los objetivos planteados al inicio y ver si la programación didáctica  ha cubierto las necesidades y expectativas detectadas. 

Para finalizar, como docentes:



Gracias por tu tiempo


El VALOR PEDAGÓGICO de la Programación Didáctica.


       Parecería lógico pensar en el valor pedagógico que tiene la programación didáctica.       Sucede que en ocasiones este VALOR, se ve minorado por el mal uso que se realiza de la misma, en tanto y en cuanto, en más de una ocasión, no deja de ser más que un "documento burocrático" que se solicita desde distintos niveles de  la gestión de la formación. 

      Como pedagoga, reconozco que esto me disgusta bastante porque SÍ CREO en la valía de la programación didáctica. Creo realmente que debería ser nuestra guía, nuestra brújula a lo largo del proceso formativo. Me remito a una frase de M.A Zabalza quien afirma que "si algo puede y debe aportarnos la programación es saltar de la gestión rutinaria de la enseñanza  a un saber consciente autorregulado" Esta cita, que tal vez contenga terminología más técnica, no deja de resaltar el mérito que tiene la programación  como reflexión previa del docente... como visualización de todo el proceso antes de que éste se de. 

     Claro está, que si la programación resulta ser un documento que "sólo cubre expediente" no tendrá ninguna significación para nuestro trabajo profesional, sino mas bien todo lo contrario, nos desmotivará, y nos restará un tiempo que si fuera realmente invertido en prever cómo podría ser el proceso de enseñanza aprendizaje nos ayudaría a focalizar nuestras acciones pedagógicas. 

Como continúa Zabalza, programar no es dejar al azar la acción formativa que vamos a emprender; es reafirmar nuestra actitud activa frente a un programa dado; ser partícipes de un espíritu de transformación que entiende la acción formativa como un todo integrado y no como un sucederse continuado  de tareas.

Tener preparada una programación no implica rigidez; todo lo contrario la programación debería ser siempre sinónimo de: 
  • Dinamismo.
  • Fexibilidad.
  • Creatividad.
  • Sistemáticidad.
  • Integración.
  • Prospección.
  • Funcionalidad...

Ser capaces de anticiparnos al proceso de enseñanza aprendizaje, sin dejar de ser flexibles a la hora de adaptarnos a las necesidades e intereses formativos de nuestro alumnado a lo largo de la acción formativa, seguramente nos aportará seguridad en nuestra labor. La improvisación en si misma, sin tener en cuenta objetivos pedagógicos puede resultar perjudicial, pero si esa misma improvisación se asocia a un ambiente de trabajo vivo, dinámico, que tiene claro los objetivos pedagógicos a conseguir, que tiene en cuenta las competencias a desarrollar,  seguramente sea un elemento positivo que redunde en beneficio del alumnado y del propio profesorado. 

Programar sería como trazar un camino por el que se ordena aquello que queremos hacer y que nos servirá de orientación...

Y nosotros como docentes...



Evaluar: esa difícil tarea.

         Evaluar no es tarea fácil. Evaluar no es sólo control, es ir más allá de ese control... es interpretar resultados para proponer cambios, para continuar en la línea, para ayudar a que cada alumno/a,  crezca en el conocimiento de lo que puede  hacer, de lo que puede aprender. Para ello evidentemente, un test de múltiple opción no puede evaluar todo... Es necesario adaptar la evaluación a la metodología utilizada, a los contenidos desarrollados, a las características del alumnado. No es perder objetividad, es tomar consciencia de nuestro punto de partida, del proceso y del punto de llegada. No es tarea fácil, no, y por ello quizás es una de las tareas más complicadas de la docencia si no tenemos instrumentos claros que nos ayuden a mantener la objetividad, sin perder de vista el proceso y nuestra propia tarea como docentes. Porque la evaluación nos implica a todos (personal de gestión,  responsables de formación , docentes , alumnado) La evaluación no se da descontextualizadamente. Desde la programación de las distintas acciones formativas, a la gestión pedagógica de las mismas, todo es mejorable.En clase, ese proceso de enseñanza aprendizaje, también implica evaluar nuestra metodología, nuestras prácticas...

         Aún hoy, hay muchos casos en que profesorado y alumnado ven el examen como "castigo", un castigo que se justifica en más de una ocasión, con "no ha escrito nada en el examen; no sabe nada;  no ha hecho nada bien". Yo me pregunto ¿nada bien? ¿Qué ha pasado en ese proceso? Y nuestro rol como docentes ¿cuál ha sido? El de ¿transmisores del saber?, el de ¿facilitadores?, el de ¿orientadores? Muchos de los fracasos académicos no siempre responden a la falta de capacidad del alumnado, a la poca motivación. Lamentablemente aún hoy,sigue habiendo situaciones, en que se sigue evaluando y marcando el error, (normalmente con cruces rojas) los aciertos no tienen importancia...

        El siguiente cómic, intenta promover la reflexión sobre cómo  evaluamos y a qué le damos valor.




Y nosotros/as en nuestras prácticas docentes 


 En una época donde a los trabajadores se nos pide capacidad y actitud para trabajar en equipo colaborativamente, mi pregunta es si aún seguimos con una metodología expositiva como reina de las clases y con el examen escrito de desarrollo como única opción de evaluación. 

Gracias por tu tiempo.
 

Aviso


Mi reconocimiento a l@s autor@s de los recursos aquí enlazados. Si alguna de las imágenes, dibujos, fotografías o recursos que aparecen en este blog vulneran los derechos de autor, por favor ruego se me comunique y los retiraré inmediatamente.

Mi agradecimiento expreso tanto a los autores de la mayoría de las imágenes/íconos con licencias CC utilizadas en este blog (reseñadas en Pixabay- Unsplash -Flavicon- Freepick )como a los diseñadores de esta plantilla, cuyas señas podéis ver a pie de la misma o en el enlace de bloggertemplates, plantillas gratuitas para blogger (al 11-02-15)

Gracias

Algunos de los temas que te encontrarás navegando por este blog

Accede mediante el código QR

Accede mediante el código QR
Código QR del blog

Licencia

Los contenidos propios de este blog están bajo licencia

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Mª Lourdes Ferrando R. está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons.

En otros contenidos se citan fuentes (consultar tipo de licencia)

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 19-07-22-2015